Seguir este Blog a través de tu Correo Electrónico - Escribe la dirección de tu Correo Electrónico

domingo, 31 de enero de 2010

POESÍA - Las Fiestas de La Puente


LAS FIESTAS DE LA PUENTE


P’a ver prusesiones güenas y con grasia

vente chache conmigo a La Puente p’a Semana Santa


Yo, que juí antaño con Chacha Tomasa

Me queé pasmao viendo aquellas cosas

(como a los mochuelos cuando se les baila).


¡Qu’es un pueblo mu majo aquél pueblo!

¡son sus gentes las más campechanas

los mosos, jormales

las mosas, ¡toas guapas!


Y me dicen a mi qu’en Sevilla

son las prusesiones entabía más majas…

p’a mi, qu’estos dichos son figurasiones,

de cuatro aburríos con sangre d’horchata,

porque vamos a dar qu’en Sevilla

lleven tos los santos muchas luminarias,

con los mantos talmente de oro

y los palios talmente de plata

y más abalorios, y más filigranas,

y también que se canten saetas

por artistas que sepan cantarlas

y endispués que haiga toros y bailes

de que llega er Domingo de Pascua;

pero no se errama to er vino

qu’en “La Puente” estos días se errama,

ni te estás con aquella alegría

y aquella bullanga

del Jueves Santo por la tarde

del Viernes Santo de mañana,

cuando espera t’ol pueblo que pasen

los romanos tocando Diana,

con sus trajes de raso y de oro

y con sus escudos y sus alabardas

y sus cascos de blancos penachos

com’un bandurrillo de palomas blancas

que volaran inquietas juyendo

de la chiquichanga.

¡Vaya juerga, chache…!

tos les jasían parmas

como cuando vimos acá las comedias

el verano que juimos a Málaga.


Y de tó, lo qu’a mi más me gusta

es er prendimiento que le jasen en la plasa

seis u siete romanos que prienden

a la Virgen crusando sus lansas.

Un cura les grita desde un barconsillo:

¡Dejagla pasá, dejagla, dejagla…!

¡que es La Madre buscando a su hijo!

¿no sus da ya lástima…?

y más cosas que ya no m’acuerdo

también dichas con güenas palabras,

que t’armaban un núo aquí dentro

y se te sartaban ahiná las lágrimas.

Ellos s’asían los sordos hasta las tres veces,

Qu’hasta las tres veces no podían dejagla,

Porque disen qu’asín lo jisieron

Cuando Dios por el mundo s’andaba.


Luego están las figuras que forman

una carrefila mu larga, mu larga…

con sus vestimentas bordás por lo fino;

y con sus martirios, cuasi tos de plata,

y con sus rostrillos, y con sus diademas,

y con sus pelucas, y con sus sandalias,

y tos calle arriba mu tiesos, tan tiesos

que manque son hombres te paesen estatuas.


Endispués también cantan saetas,

Yo m’acuerdo d’una qu’empesaba:


--- CUARTELERA ---


De que vide a Jesús el Nazareno

(qu’en La Puente es el amo de las cargas)

y a quien tos le desían “El Terrible”,

y a quien tos con fervor imploraban,

comensé a trasuar por la frente

y sentí en lo más jondo del alma

como si unos martillos mu juertes,

pumba, pumba, pumba, me martillearan.

Y jinqué las roillas en tierra,

Y en mis’ojos sartaron las lágrimas,

Y resé sin haber aprendío,

¡que p’a Dios no jasen farta palabras!

¡Quien no sabe resá con la boca,

resa con el alma…!


Yo no sé si m’abré yo esplicao,

yo no sé si la cosa está clara,

más lo dicho:

p’a ver prusesiones güenas y con grasia,

¡Vente, chache, conmigo a La Puente

P’a Semana Santa…!


Manuel Pérez Carrascosa


1 comentario:

  1. Gracias amigo Jesús. No sabes lo feliz que me has hecho al poder disponer de la poesía para cuando desee leerla, ya que, como sabes, me gusta mucho.
    Espero que la vida del blog sea perpetua y que la sigas enriqueciendo. Espero veros en Cuaresma o Semana Santa.

    ResponderEliminar